atienza.info  

 

INDICE LA VILLA HOSTELERÍA RUTAS GEOGRAFÍA HISTORIA
LA CABALLADA ENLACES VARIOS INICIO PORTADA PRESENTACIÓN

www.atienza.info

Reconquista

PREHISTORIA
ÉPOCA ROMANA
ÉPOCA ÁRABE
RECONQUISTA
DECLIVE
SIGLOS XVI-XVIII
SIGLO XIX
SIGLO XX
ACTUALMENTE

TRADICION

PUEBLOS

El poderoso rey árabe de Toledo, Al-Mamún, muere. Su sucesor es su nieto Alcadir el cual a la muerte de su abuelo es un niño. Alfonso VI aprovecha el momento de debilidad y confusión. En el 1085 el reino árabe de Toledo y con él toda La Trasierra (en nuestra zona Atienza, Medinaceli, Sigüenza e Hita respectivamente, con todas sus tierras) se rinde al rey castellano Alfonso VI y todas sus plazas fuertes, entre ellas Atienza, y todas pasan a éste.

 

 

No hay grandes movimientos entre la población, solamente cambia el poder político y religioso. (No obstante,  Atienza no pasaría definitivamente a manos de los cristianos hasta que la conquistó Alfonso I El Batallador, rey aragonés, hacia el 1112.)La convivencia entre las dos grandes culturas continua en La Trasierra solo que ahora los mozárabes (culturalmente romano-cristianos) ocupan la posición dominante. Los mudéjares o agarenos (españoles de cultura y religión musulmana) pasan a ser dominados y a la vez protegidos por los reyes cristianos. Alfonso VI intenta en su reinado ser el emperador de las dos religiones. La invasión almorávide obliga a Alfonso VI a tener bien pertrechadas las plazas fuertes de la zona. La reconquista aún no se ha alejado de la frontera del Tajo. Los almorávides derrotan a Alfonso VI en Sagrajas (1.086), pero el general árabe Yusuf no avanza hacia Toledo. La frontera del Tajo se mantiene, aunque debilitada por la pérdida de muchas plazas.

 

En la época de Alfonso VII, coronado en Toledo en el 1118, la frontera del Tajo gana estabilidad y las plazas de la Trasierra quedan al norte del principal escenario de la lucha: La Mancha (principal frente de combate de la Reconquista en los siglos XII y XIII). En los combates la guarniciones de las plazas de la Trasierra son llamadas a intervenir pero en escenarios alejados de las mismas. En tiempos de Alfonso VII la frontera se sigue desplazando hacia el sur . Alfonso VII en el 1149 concede privilegios a la villa de Atienza y una gran jurisdicción que llegaba a las márgenes del Tajo por Gualda ( pueblo cercano a Cifuentes, a más de 50 Kms en línea recta de Atienza) en la parte sur; hasta el Ocejón y Cogolludo por la parte norte y que además incluía las salinas de Imón y Santamera.

 

La muerte de Alfonso VII, la minoría de edad de Alfonso VIII y la lucha interna entre las familias de Laras y Castros por la supremacía en la corte dan lugar a una época de inestabilidad y desorganización en la Trasierra. Atienza toma partido ante la rivalidad de estas familias y, según la tradición que se conmemora en la festividad de La Caballada, evita que el rey niño caiga en manos de su tío. 

Hermanos de La Caballada

 

La inseguridad en los caminos y en las villas hace que los ayuntamientos formen hermandades para protegerse de robos y asaltos. La cofradía de La Caballada data de esta época y es una hermandad de arrieros que se socorrían mutuamente en sus viajes por la Trasierra y fuera de ella. No obstante uno de los dos momentos críticos en el reinado de Alfonso VIII se produce en los últimos años del siglo cuando el emir Yacub Al-Mansur entra en España y derrota en la batalla de Alarcos (1.195) al monarca. Según las cifras menos exageradas mueren más de veinte mil cristianos y la amenaza vuelve a la frontera del Tajo. Los reinos cristianos tardan en asimilar las pérdidas y la derrota cuando una nueva oleada musulmana cruza el estrecho 17 años después. Es el año 1212 y el califa Al-Nasir cruza el estrecho a lo largo de dos meses con un ejército numeroso. Las tropas procedentes de África más las que en España se le unen forman un ejército de 600.000 hombres. Alfonso VIII y todos los reinos cristianos de España saben que la batalla será decisiva para la evolución y quizás la continuación de la Reconquista. Gracias a lo aprendido en la derrota de Alarcos, Alfonso VIII logra vencer en la batalla de Las Navas de Tolosa (1.212). Las consecuencias de esta victoria son: Se abre la conquista de Andalucía. En ésta las órdenes militares y las familias nobiliarias consiguen en pocos años mucha riqueza, ciudades y tierras. En consecuencia Andalucía ya no podrá desprenderse de esta estructura latifundista iniciada en el siglo XIII.

 

Con esta victoria cambia ya definitivamente el destino de La Trasierra y de sus plazas fuertes. La Reconquista queda ya muy lejos de Atienza, aunque la plaza comienza ahora a tener importancia en la frontera de Castilla con Aragón.

Comienza una época de progreso y paz que durará hasta mediados del siglo XIV y en la cual la población de Castilla pasa de los 3 a los 6 millones de habitantes.

Alfonso VIII fue el monarca, según la tradición,  más vinculado a Atienza y uno los que más agradecimiento le tuvo por causa de los episodios que aún se conmemoran cada año en la tradicional fiesta de La Caballada.

-Fernando III el Santo concede en 1232 privilegios de paso y comercio por sus reinos a los arrieros de Atienza.

-Alfonso X el Sabio en el 1235 ratifica los privilegios anteriores.

 

La economía de esta época se ve favorecida por: El carácter tolerante y las preocupaciones de algunos de los monarcas. El auge de la ganadería trashumante y el comercio de lana. El aprovechamiento de las minorías judías y morisca en sus ocupaciones tradicionales bien fuesen agrícolas, artesanas o comerciales. Sólo un uso creo tensión con el paso del tiempo y la llegada de periodos de estrechez, y fue la autorización que el rey Alfonso X dio a los judíos para practicar el préstamo con intereses autorizados de más del 30 por ciento. No poco tuvo que ver esto con el odio que se profesó a esta minoría en algunas épocas.

 

Lo mismo hicieron sucesivos monarcas como Sancho IV El Bravo, Fernando IV, Alfonso XI, Pedro I, Enrique II y Enrique III.El apogeo de Atienza se mantuvo en los siglos XIII, XIV y XV, como lo prueba la existencia de 15 parroquias, 4 hospitales y más de 75 clérigos, si bien hay que tener en cuenta que el Cabildo de la Villa poseía una gran cantidad de tierras.