atienza.info  

INDICE LA VILLA HOSTELERÍA RUTAS GEOGRAFÍA HISTORIA
LA CABALLADA ENLACES VARIOS INICIO PORTADA PRESENTACIÓN

www.atienza.info

Siglos del XVI al XVIII

PREHISTORIA
ÉPOCA ROMANA
ÉPOCA ÁRABE
RECONQUISTA
DECLIVE
SIGLOS XVI-XVIII
SIGLO XIX
SIGLO XX
ACTUALMENTE
TRADICIONES
PUEBLOS

En el siglo XVI la distribución de la villa ya coincidía aproximadamente con la actual. Y su número máximo de población fue de 676 vecinos en 1561. La situación económica no es buena al final de este siglo por:

-La situación de la población en una zona fría, montañosa y poco transitada.

-La falta de vides y olivos (que el clima jamás permitió cultivar en la zona y que eran productos muy solicitados y con buenos precios).

-La reducción de bienes propios (se privatizaron gran cantidad de baldíos).

-La aparición de enfermedades contagiosas.

 

En el siglo XVII hay una estabilización, luego una mejora a final del siglo, seguida de un retroceso marcado por la Guerra de Sucesión en los primeros años del siglo XVIII. No fue este declive por causa directa de ninguna batalla, sino por la asignación a Atienza, en 1706, de las tropas borbónicas españolas y francesas. Estas acabaron con la cosecha entera del año. La consecuencia fue que la mortandad de la población se incrementó notablemente, multiplicándose por seis, según el registro, o casi por 9 según el concejo. La población a finales del siglo XVII era de unos 1500 habitantes. Hacia finales del XVIII la población se estabilizó en torno a los 2000 habitantes.

Otra característica desde finales del siglo XV a finales del siglo XVIII es la abundancia de clero. La explicación tiene relación con la existencia de un cabildo de origen medieval que era el mayor propietario de tierras en el municipio.

Las ocupaciones tradicionales en los siglos citados fueron:

-Las actividades agropecuarias, que ocupaban sólo a una parte minoritaria de la población.

-La arriería, sin duda la ocupación más frecuente y que era muchas veces compartida con la agricultura y el trato de ganado mular.

-Los telares, tejedores y los trabajos en cuero.

-Zapateros, sastres, molineros y comerciantes, en un número más reducido.

-Actividades profesionales y administrativas

 

 

Pero sin duda la actividad más común tenía que ver con la arriería, descrita en la época como "el correr de muchos puertos conduciendo los géneros y frutos de un país a los más distantes".