atienza.info  

Interior de la ermita de San Baudelio

INDICE LA VILLA HOSTELERÍA RUTAS GEOGRAFÍA HISTORIA
LA CABALLADA ENLACES VARIOS INICIO PORTADA PRESENTACIÓN

www.atienza.info

 Ruta del Duero

(Antigua frontera medieval)

Ruta del Arcipreste
Ruta del Románico
Ruta de las Minas
Ruta del Doncel

Ruta del Duero
Ruta de los Elefantes
Ruta de Termancia
Ruta de Puerto Infante
Ruta de la Tejera Negra
Ruta del Bornova
Senderismo
Pueblos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Atienza - Bochones -Barcones - Caltojar - Berlanga de Duero - El Burgo de Osma - Gormaz - Recuerda - Retortillo - Miedes de Atienza - Tordelloso - Atienza

(El punto más alejado de Atienza es El Burgo de Osma a unos 65 Kms, por lo que el recorrido de ida y vuelta puede estimarse en unos 130 Kms).

 
 
 
 
 

Saldremos hacia Bochones por la parte alta del pueblo. La carretera es sinuosa y estrecha. Hay que ir despacio. Los parajes son solitarios. Sólo ya en la provincia de Soria encontraremos un pueblo con encanto, Caltojar. Merece la pena parar un momento y visitar la Iglesia románica.
Ermita de San Baudelio
Al poco de salir de Caltojar veremos un empalme a la izquierda que señala a menos de un kilómetro la iglesia de San Baudelio. Quien visita esta pequeña iglesia que tuvo su origen en una cueva de ermitaños, podrá descubrir lo que es una cúpula de palmera. También verá una especie de mezquita rural en miniatura.

Interior de la ermita de San Baudelio
Contemplando la bóveda de palmera y viendo como se puede acceder al final de su tronco, quizás podamos entender lo que era la vida de un estilita. Lástima que en alrededor de 1920 las exóticas pinturas de esta iglesia fuesen vendidas a un millonario americano que las levantó de sus paredes originales y se las llevó a su país. Aún quedan restos de ellas. 
Berlanga de Duero ya nos muestra el estilo de una ciudad militar, al menos en lo que a su fortaleza se refiere. Antaño se celebraban en este pueblo grandes ferias de ganado, a las que acudían gentes de todo el contorno. La comida típica eran las judías blancas y el picadillo. La feria, de la que aún queda algún vestigio, se celebraba el 8 de Diciembre. 
El Burgo de Osma ya merece una visita en sí. El barrio de la catedral tiene encanto y la iglesia merece una visita. Se celebran en este pueblo, durante el invierno, las jornadas de la matanza. Comidas de mucho fundamento y nada light que templan el cuerpo del viajero. 
Para no volver a Atienza por donde vinimos, se impone tomar la ruta de Gormaz. Para mí es este el punto más impresionante del camino. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Fortaleza califal de Gormaz

 
 
 
 
 
 
 
 

La fortaleza califal de Gormaz es una de las mayores en superficie de toda Europa. La visita, que es libre, permite observar lo que era un enclave defensivo en la antigua frontera del Duero. Desde arriba las vistas sobre el río y las tierras lindantes son muy buenas. En el siglo X, cuando esta frontera era muy importante para los árabes, Al-Haquem II acometió la gran reforma de esta fortificación, en la que pueden verse también restos romanos. 
En la parte oeste de la fortaleza, para verla hay que salir al exterior de la muralla, pueden verse tres estelas que tenían una función protectora contra el mal de ojo y los genios malignos del oeste. Están incrustadas en mitad de la muralla. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A la vuelta, pasado Recuerda, atravesaremos un hermoso sabinar. Sin dejar la carretera llegaremos a Retortillo, pueblo amurallado en tiempos, del que se conservan un par de puertas y parte de la muralla.
Por las inmediaciones de éste pueblo y entre él y su vecino, Miedes de Atienza, pasaba una calzada romana que durante la Edad Media fue utilizada y conocida con el nombre de Calzada de Quinea. Por esta calzada partió el Cid al destierro y por el punto conocido como Torreplazo, desde el que se divisa Atienza perfectamente, entró en el reino árabe de Toledo camino del destierro.

 
 
 
 
 
 
 
 

Una puerta de la muralla de Retortillo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Siguiendo la carretera, cuando se inicia el descenso hacia Miedes, el punto más alto y más cercano a la carretera por el lado derecho de la misma es Torreplazo. 
Cuando hayamos bajado el pequeño puerto, con una carretera llena de curvas y pendientes, llegaremos a Miedes. Merece la pena parar unos minutos a ver su plaza y sus hermosas fachadas. No cuesta mucho hacerlo pues la carretera pasa por el centro del pueblo. Después a Atienza.